viernes, 4 de mayo de 2012

El hombre de la lluvia en el pecho
















1 comentario:

Myriam dijo...

La lluvia tiene ese poder purificador del fuego, aunque quizás menos devastador. Limpia el alma, la libera de sus pesadas cargas.