martes, 5 de junio de 2012

Pechos que descienden hacia lo alto, como los de las cabras que bajaban del Monte Galaad, allá por el Cantar de los Cantares