viernes, 13 de enero de 2012

El Hombre cansado de El Fayum














3 comentarios:

Myriam dijo...

¡Qué maravillosos son estos frescos!, bien parecen una fotografía de esas que parecen mostrar el alma a través de los ojos. Un rostro tan expresivo y atemporal. Siempre presente, siempre diciéndonos algo.

Cartas en la noche dijo...

También a mi me impresionan los rostros de Al Fayum, su sólida individualidad, su capacidad para existir de un modo interminable y libre de toda contestación. No conozco un caso similar en el arte antiguo en el que los modelos presenten mayor verosimilitud espiritual, no lo conozco. Yo siento también una profunda admiración por estos rostros, y por los pintores que los hicieron posible. Espero completar pronto una colección lo más amplia posible. Un abrazo, Miriam.

María dijo...

El hecho de que los difuntos tuvieran que ser reconocidos en el tránsito hacia otra vida, parece que les confiera esa expresión de libertad y liberación que tan maravillosamente nos asombra.
"El alma" aflora a los ojos, inmersa en la eternidad...
Impresionantes y admirables.
Será grande esa colección, sin duda...
Un abrazo, Carlos.