viernes, 10 de febrero de 2012

La mujer que hablaba con el mar...








1 comentario:

Myriam dijo...

Me identifico en esa imagen, el mar ejerce ese inexplicable embrujo en mí. Contradictorio como sus olas, "indecisas", como les llama Neruda en su "Oda al mar"; por una parte puede ser un inmenso abismo que separa y aleja, por otro, un camino que acerca y une.